Libros del crepúsculo

Libros del crepúsculo

miércoles, 27 de febrero de 2013

La fábula del amo, el padre y el buen administrador


La editorial española El Viejo Topo, donde apareció hace algún tiempo el libro Stalin de Domenico Losurdo, una crítica a lo que este historiador italiano llama la "leyenda negra" del antiestalinismo, acaba de avanzar un poco más en la reivindicación de la figura de Stalin con el libro ¡Ve y lucha!. Stalin a través de su círculo cercano (2012)
Se trata, en realidad, de una larga conversación entre el sovietólogo murciano Antonio Fernández Ortiz y Vladimir Fiodorovich Alliluev, hijo de Anna Allilueva, hermana de la segunda esposa de Stalin, Nadezhda, quien se suicidó en noviembre de 1932, luego de una pelea pública -en un banquete por el aniversario de la Revolución de Octubre- con Stalin, siendo execrada por éste, por haber muerto cobardemente, "como un enemigo".
Casi toda la familia de Alliluev sufrió muertes y encarcelamientos durante los procesos de Moscú, entre 1937 y 1938, cuando fue fusilado su padre, y durante la llamada "campaña contra el cosmopolitismo" en 1948, cuando fue arrestada su madre, por haber publicado y promocionado unas Memorias que en algunos círculos fueron leídas como un documento disidente, "sin serlo".
La madre de Vladimir estuvo seis años presa y fue liberada, en 1954, tras la muerte de Stalin, pero sólo para morir poco tiempo después, por las secuelas de la cárcel. Casi todos los primos de Vladimir, incluyendo los hijos del propio Stalin, tuvieron muertes violentas o trágicas, además de protagonizar algunos suicidios fallidos. La memoria de esta víctima, sin embargo, se ha destilado curiosamente a favor de Stalin y su legado.
Alliluev recuerda con nostalgia su infancia en la Casa del Malecón, un edificio privilegiado en la ribera del río Moscú, y las primaveras y veranos en las dachas del Politburó. No sólo eso, este sobrino de Stalin piensa que las desgracias de la URSS comenzaron con el deshielo de Jruchov y se ahondaron con la perestroika de Gorbachov, a quien llama "traidor".
Según Alliluev, el concepto que define a Stalin es el de joziain o amo. Un amo que no debe ser entendido como déspota sino como noble patriarca de la casa, según las tradiciones campesinas rusas. Stalin, dice Alliluev, fue eso: un buen "amo de su casa", que puso toda su inteligencia y tenacidad en la administración de la gran economía familiar y en la defensa de aquella casa, Rusia, de sus enemigos internos y externos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada