Libros del crepúsculo

Libros del crepúsculo

domingo, 23 de septiembre de 2012

Escritores, fuera del poder!


En el más reciente The New Yorker, Jill Lepore escribe una deslumbrante crónica sobre la célebre pareja de publicistas y mercadólogos de la política norteamericana, formada por Clem Whitaker y Leone Baxter, fundadores de la poderosa Campaigns, Inc. Por décadas, estos estrategas diseñaron campañas a favor o en contra de políticos, beneficiando mayoritariamente a líderes de la derecha republicana y anticomunista de su país.
Una de las campañas en contra  de socialistas y demócratas que emprendieron Whitaker y Baxter tuvo como víctima al novelista Upton Sinclair. El autor de Dragon’s Teeth (1942) era un ferviente partidario de las causas sindicales y alentaba un programa radical de erradicación de la pobreza en California, que rebasaría por la izquierda el New Deal de Roosevelt.
En 1934, Sinclair ganó la nominación de los demócratas para la candidatura al gobierno de California. La maquinaria infamante de Baxter y Whitaker se echó a andar en su contra, por medio de libelos y anuncios radiales, que mellaron el prestigio de Sinclair y facilitaron el triunfo, aunque por estrecho margen, del derechista republicano Frank F. Merriam.
Cuenta Lepore que Whitaker y Baxter creyeron siempre que la descalificación de Sinclair sería fácil, por ser un escritor liberal o socialista, cómodamente atacable en el plano moral. “Upton was beaten, diría Whitaker, because he had written books”. La pareja encontró algunos pasajes dudosos sobre el matrimonio en la novela Love´s Pilgrimage (1911) y los utilizó para deslegitimar al novelista como político ante el público de clase media y alta de California.
La crónica de Lepore me ha recordado los pasajes del marxista peruano José Carlos Mariátegui sobre la indisociable relación entre anti-intelectualismo y fascismo. Como recuerda Enrique Krauze en Redentores (2011), a Mariátegui no le parecía raro que un “continuador y exégeta del pensamiento hegeliano, como Giovanni Gentile, aceptase un puesto en las brigadas del fascismo, en promiscua sociedad con los más dogmáticos neo tomistas y los más incandescentes anti-intelectualistas”. El anti-intelectualismo une a la derecha fascista con la izquierda estalinista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada