Libros del crepúsculo

Libros del crepúsculo

jueves, 5 de enero de 2012

Dante, Swedenborg y el libro que se le escapó a Martí



Desde que lo leí por primera vez, hace casi treinta años, no ha dejado de admirarme el pasaje del número 18 de los Cuadernos de apuntes de 1894 de José Martí, en el que este hombre tan atareado en menesteres revolucionarios se pregunta “¿y por qué no se ha hecho un estudio comparativo de Dante y Swedenborg?”. Lo que me impresiona del pasaje no sólo es la erudita imaginación que contiene la pregunta sino el hecho de la que misma está insertada en medio de un relato que puede ser interpretado  alegóricamente.
Martí está contando que un día ve dos arañas caminando sobre una roca y se pone a jugar con ellas. Primero atraviesa su paraguas, acostado, en el camino de la primera araña y ésta no escala el paraguas sino que le da la vuelta. Luego, la segunda araña, menos “conocedora de su roca”, de cuerpo “más cucarachero y aire menos fino” se arriesga y se sube al paraguas para cruzar al otro lado. En ese momento, Martí, “vestido todo de negro”, se levanta y levanta su paraguas y la araña “huye desolada”, creyéndolo “monte acaso”
Es entonces que Martí inserta la pregunta sobre el estudio comparativo entre Dante y Swedenborg. Lo curioso es que, a continuación de la pregunta, no pierde el hilo de la fábula de la araña y el paraguas y anota: “como la araña, que no da paso hasta después de haberse asegurado del camino (por los tentáculos). Palpar, antes de andar”. Si la moraleja tenía relación con la pregunta sobre el libro inexistente, entonces tal vez Martí estaba previendo que a lo mejor sí existía un tratado que comparase a Dante y Swedenborg.
Y, en efecto, existía. Un año antes, en 1893, había aparecido en Londres el ensayo Dante and Swedenborg with other Essays on the New Renaissance, de Frank Sewall (1837-1915), editado por James Speirs. ¿Pudo confirmar Martí la existencia de este libro que sospechaba no escrito? A Martí, animal público, hombre de periódicos, siempre tan endemoniadamente informado a pesar de la conspiración, la política y la guerra, se le escapó tal vez el libro de Sewall, como la araña de su paraguas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada