Libros del crepúsculo

Libros del crepúsculo

domingo, 13 de septiembre de 2009

Orwell lector de Hayek



Cuando las izquierdas iberoamericanas más radicales persisten en identificar “liberalismo” y “neoliberalismo” –como si Keynes no hubiera sido, también, un liberal- es inevitable pensar en el empobrecimiento intelectual de estos nuevos “socialistas”, en comparación con los de hace, todavía, medio siglo. Eric Blair, más conocido como George Orwell, quien se unió a los trotskistas del POUM en la Guerra Civil española, es un caso ejemplar de socialista que no estigmatiza el liberalismo.
La extraordinaria colección Noema, del Fondo de Cultura Económica y Turner, donde han aparecido clásicos del ensayo del siglo pasado como Faulkner, Mississippi de Édouard Glissant, En la raíz de América de William Carlos Williams y Los jacobinos negros de C.L.R. James, rescata ahora una serie de textos de George Orwell, prologados por Arcadi Espada. El volumen toma el título de “Matar un elefante”, el ensayo autobiográfico donde Orwell contó su persecución de un elefante en un bazar de Birmania, cuando era joven policía del Imperio Británico.
Pero el volumen incluye otros textos de madurez, como “Recuerdos de la guerra civil española” (1942), “La política y la lengua inglesa” (1946) y “Hacia la unidad de Europa” (1947), en los que Orwell aparece como un intelectual con “sentimientos de izquierdas”, pero que nunca abandona el concepto y el valor de la libertad. Las notas de Orwell sobre Camino de servidumbre de Hayek y Su mejor hora de Churchill nos retratan a un socialista crítico del Estado y capaz de leer con respeto a dos liberales. Orwell no concuerda con Hayek cuando afirma que el “capitalismo libre no desemboca en el monopolio”, pero coincide con él en que “el colectivismo conduce a los campos de concentración, a la adoración de los líderes, a la guerra”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada